domingo, 25 de noviembre de 2012

MURO CORTINA


Muro cortina


  El nacimiento del muro cortina surge a principios del siglo pasado para solucionar varios problemas. El principal es que para los grandes edificios las fachadas tradicionales suponen un enorme peso para toda la estructura y por otro lado el coste de la mano de obra, tanto en la fabricación como en el montaje. El muro cortina, también nombrado fachada ligera o fachada cortina, tiene como función el de suprimir el peso y la carga de toda la estructura ya que no forma parte de ella porque se encuentra por delante del forjado del edificio y por otro lado como está constituido por módulos prefabricados, elimina así una gran cantidad de tiempo y dinero en mano de obra.
   El muro cortina está básicamente constituido por la unión de perfiles ensamblados entre sí y que aloja en sus huecos cristales para el aislamiento térmico y acústico. Es por ello que su coste es mucho menor que el de una fachada convencional ya que al ensamblarse en origen necesita menos mano de obra y al ser modular su montaje es sumamente más rápido. Se puede montar además desde el interior de la obra, necesita menos materiales y herramientas y las reparaciones son más fáciles. Pueden además estar constituidas por varias fachadas una principal y otra secundaria para ofrecer un mayor rendimiento aislante.
  Los perfiles de estas estructuras pueden ser de acero o de aluminio, pero últimamente se decanta más por el aluminio debido a su menor peso y a la incorporación del sistema de RPT en sus perfiles. Así mismo se puede optar por una estructura solo de cristales modulares sustentados por una estructura de unión, en donde los cristales son los únicos protagonistas o también se puede alternar los cristales con paneles-sandwich. Estos paneles pueden ser de diferentes materiales (aluminio, hierro o acero) que en su interior lleva incorporado un material aislante, normalmente pvc. Estas placas cumplen además una función decorativa. 
   Así, los muros cortina, tienen unas innumerables ventajas en las que además de reducir su peso en un 85% y no afectar a la estabilidad del edificio, también cumplen mejor en cuanto al aislamiento térmico y acústico. Proporciona también una gran mejora en cuanto a la estética visual, donde la luz y las formas son los protagonistas y es una solución ideal tanto para grandes como para pequeños edificios.
  Consultas y dudas las respondemos en el apartado de comentarios abajo indicado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario